La crisis ha provocado que llegue el momento de los emprendedores”

Diario de Navarra organizó ayer un encuentro con varios emprendedores

Auguraron un futuro prometedor a las empresas familiares que sepan atender al cliente.

De izquierda a derecha y de pie, Gorka Jiménez, de Duna, Patxi Fabo, de Job Accommodation, Alfonso Antoñanzas, de Exkal. Abajo, sentados, Ana Martínez, de Martan, Ion Esandi, de Job Accommodation, y Belén Galindo, del departamento de comunicación del Grupo la Información. JAVIER SESMA

RUBÉN ELIZARI . PAMPLONA Sábado, 26 de junio de 2010 – 04:00 h.

Es el momento de los emprendedores. Ha llegado su oportunidad. Esta es una de las muchas conclusiones a las que llegaron ayer varios empresarios en un encuentro organizado por Diario de Navarra para hablar, entre otros temas, sobre los motivos que llevan a emprender en tiempos de crisis, recordar sus comienzos y exponer las dificultades con las que se topan en su quehacer diario.

Temas como la “infinidad de satisfacciones” que recibe el emprendedor, crear empleo, aportar al tejido industrial de una zona, desarrollar el talento, y sobre todo, satisfacer las necesidades de un colectivo con un producto o un servicio creado por uno mismo, tal y como resumía uno de los asistentes al encuentro, también fueron temas que se pusieron sobre la mesa.

Los emprendedores que participaron en esta charla-coloquio pertenecen a diferentes sectores, poseen un bagaje profesional dispar y entre ellos había diferencias de edad de más de 30 años. Sin embargo, comparten el haber puesto en marcha su negocio recientemente. En este intercambio de experiencias moderado por Belén Galindo, del Grupo la Información, participaron Patxi Fabo Ollobarren y Ion Esandi Mateo, ingenieros de telecomunicación de 28 años, y fundadores de la firma Job Accommodation, dedicada a buscar soluciones tecnológicas para hacer la vida más fácil para personas con algún tipo de discapacidad. También asistieron Ana Martínez Tanco, directora asociada de Martan, autoescuela de la construcción, Alfonso Antoñanzas, director general de Excal, situada en Marcilla y cuya actividad consiste en diseñar, producir y comercializar muebles frigoríficos para pequeñas y grandes superficies y Gorka Jiménez Sánchez, de la firma Duna Innovation, especialista en desarrollar tecnologías avanzadas para las administraciones públicas y el sector financiero.

¿Por qué emprender?

Ion Esandi explicó que su idea de negocio surgió después de ver que en el sector de las personas con discapacidad “no se resolvían problemas que sí tienen solución”. “De esta manera tienes la oportunidad de ser tú mismo quien se pone los límites y el techo al que llegar”. Su socio, Patxi Fabo, puso sobre la mesa la idea de fracaso: “Intentar algo con pasión y esfuerzo y que no salga después, no es un fracaso. Es aprender. Fracasar es tener una idea o una propuesta y no intentarla llevar a cabo. Emprender es como vivir, hay que arriesgar”.

Ana Martínez, de Martan, recogió el guante, y dio su punto de vista: “Emprender es una cuestión de actitud, hay que quitarse el miedo al riesgo, una dosis es necesaria, pero no te debe paralizar. Y para emprender, hace falta una buena dosis de humildad”.

El debate derivó hacia los diferentes tipos de empresa. Alfonso Antoñanzas, cuyos comienzos profesionales fueron en la empresa privada, con Koxka, comentaba las diferencias entre las empresas familiares y las multinacionales: “En una empresa familiar son posibles los objetivos a largo plazo porque existe un modo de competir común y la voluntad de servicio al cliente es mayor. Estos valores también existen en una multinacional, pero sus objetivos últimos son generar márgenes para los accionistas”. Ana Martínez añadió que “la empresa familiar es una fortaleza hoy en día, ya que se prefiere mantener el empleo y conseguir un proyecto en común”.

Gorka Jiménez, de Duna, firma con delegación en Florida, también planteó que la empresa del siglo XXI tiene la necesidad de ser local, incluso en otros países. Para Antoñanzas “el ciclo de la globalización ha terminado”.

Financiación, la gran lacra

Obtener financiación para la puesta en marcha del proyecto, y lograr credibilidad y confianza por parte de los clientes, fueron las grandes dificultades que tuvieron que afrontar estos empresarios en sus inicios. Gorka Jiménez mantuvo que apostar por los emprendedores es mucho más que conceder premios: “La cuestión es mucho más profunda. En países como Estados Unidos emprender un negocio es mucho más sencillo. Es esta cultura la que les permite sustentar su economía en tiempos de crisis”. Alfonso Antoñanzas recordaba con humor sus inicios: “Comenzamos Exkal con fondos propios. Pensábamos que conseguir financiación sería mucho más sencillo. Sólo pedíamos el 10% y tuve que pedir avales hasta a mis cuñados”.

Constancia, perseverancia, motivación, ser fiel al proyecto inicial además de dinámico y flexible para adaptarse al mercado, entusiasmar a un equipo humano, mantener los “pies en la tierra” en los momentos de bonanza y la fortaleza en las épocas de crisis son algunos de los consejos que dieron para emprender.

Fuente: diariodenavarra.es

Anuncios

About this entry