Femeval y IBV desarrollan una iniciativa de ingeniera emocional para hacer la compra de lámparas más placentera

La Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval) y el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) presentaron hoy una innovadora iniciativa que introduce la ingeniería emocional en el sector de la iluminación, con el objetivo de convertir la compra de luminaria en una experiencia “más satisfactoria y placentera” para el consumidor.
 
 
EUROPA PRESS. 13.05.2010

Durante el próximo mes y medio los clientes que entren a las tiendas de iluminación Lámparas Tormo-Lucelato, MYO y Tormo San Vicente podrán valorar dos luminarias —lámparas— de las empresas Lampister y Martínez y Orts (MYO) integradas en dos espacios diferenciados con estímulos emocionales y sensoriales en la tienda, según explicó el IBV en un comunicado.

El estudio pretende demostrar que ofreciendo una experiencia de compra emocional en el punto de venta “se puede mejorar la actual situación del sector de la iluminación”. Esta experiencia de compra consiste en presentar las lámparas integrándolas en una estancia del hogar o permitiendo que el cliente se sienta activo y pueda interactuar sensorialmente con ellas, “despertándole los cinco sentidos”. Según los impulsores de la iniciativa, de este modo se consigue “mejorar la percepción que se tiene del producto y, por tanto, incrementar las ventas”.

Los dos escenarios recreados en el punto de venta han sido los que mejor representan una experiencia de compra emocional para las 77 personas (potenciales compradores de lámparas) que han participado en la primera parte del estudio llevada a cabo en el Living Lab del IBV. En este laboratorio tuvieron la oportunidad de evaluar las luminarias en los ocho entornos diseñados para la ocasión con técnicas de proyección 3D.

La directora de Diseño Orientado a las Personas del IBV, María José Such, señaló que “después de las propiedades del producto y el precio, para los clientes es muy importante la forma en la que está presentado el producto en tienda o virtualmente”.

“El hecho de integrar la luminaria en un entorno buscando que despierte emociones ayuda a que los clientes conciban el producto como más elegante, más acogedor y más innovador, en función del planteamiento que realice la tienda, aumentando de este modo la intención de comprar el producto”, resaltó.

Del mismo modo, para la técnico de innovación de Femeval, Yolanda Mendoza, se trata de una iniciativa “pionera y novedosa que encuentra en las emociones del consumidor una de las claves para mejorar la competitividad de las empresas del sector”.

Este proyecto está cofinanciado por la Conselleria de Industria, Comercio e Innovación, a través del Impiva, en el marco del Plan de Competitividad de la Empresa Valenciana, y por la Comisión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

Anuncios

About this entry