Desarticulada una banda que extorsionaba a empresarios para vigilar empresas

La Guardia Civil ha desarticulado una «peligrosa» banda, compuesta por siete personas, que se dedicaba a extorsionar a empresas que trabajaban en obras civiles, a las que exigían dinero a cambio de proteger sus instalaciones.
La banda actuaba en Madrid, Extremadura, Castilla-La Mancha, concretamente Albacete, Valencia y Murcia, según informó la Guardia Civil en nota de prensa.
En la operación, denominada «JACH», se han detenido a siete personas que actuaban en esas comunidades y que pretendían extender sus acciones a Castilla y León e incluso a Portugal. Los integrantes del grupo causaban daños o robaban el material de las empresas en el caso de que los empresarios amenazados no accedieran a la extorsión, según las fuentes.
Ciudadanos rumanos
Las investigaciones dieron comienzo a raíz de una denuncia presentada ante la Guardia Civil de Albacete por los daños cometidos en la maquinaria de una empresa dedicada a realizar obras en el trazado del AVE.
Tras las primeras investigaciones, se pudo averiguar que los ahora detenidos ofrecían a diversas empresas de la provincia de Albacete y otras limítrofes, servicios de vigilancia de la maquinaria en sus instalaciones. Esta banda, perfectamente estructurada, utilizaba a ciudadanos rumanos para que cometieran ataques a las maquinarias de los empresarios que no accedían a la extorsión.
Asimismo, los agentes pudieron averiguar que los cabecillas usaban tres sociedades mercantiles para blanquear el dinero procedente de las extorsiones y para dar cobertura a las facturas falsas que emitían a los empresarios por los servicios de vigilancia prestados. Las investigaciones condujeron hasta un conocido clan familiar del poblado de Santa Catalina (Madrid), cuyos miembros, extremadamente peligrosos, cuentan con un amplio historial delictivo de tráfico de drogas y numerosos delitos violentos.
Fuente: abc.es
Anuncios

About this entry